Los graneros de Rita Barberá.

2012-06-25 RITA BARBERÁ

Voy a empezar con una coletilla teórica de esas que tanto usamos las trabajadoras de la cultura visual para afirmar de manera contundente y franca que “vivimos rodeadas de imágenes”. Esta obviedad completamente subnormal esconde sin embargo un aviso en su anverso: si en ese flujo y reflujo icónico constante una imagen logra abrirse paso e instalarse en tu cabeza más de media hora, amiga, ahí tienes a tu presa. Algo extraño ha pasado, un verdadero misterio especialmente si la imagen en cuestión no era ni porno extremo, ni violencia extrema, ni tan siquiera un reportaje operatorio (también extremo). ¿Qué tiene?. ¡¡Rápido!!: ¡¡a sacar a los perros metodológicos!!… busca Barthes, bonito, busca, busca el punctum, vamos, Mulvey, bonita, busca, busca,  quien sostiene la mirada… Toda esa aparatosa cacería intelectual me ha pasado a mí misma a la hora de comer después de haber visto este vídeo de youtube titulado “Recepció a Rita i a Fabra en la inauguració del poliesportiu de Malilla”, es decir, “Recepción a Rita y a Fabra [alcaldesa y presidente de la Generalitat Valenciana respectivamente] en la inauguración del polideportivo de Malilla”:

“Pues vaya”, se dirán ustedes, “otra pareja de políticos siendo pitados a la salida de una infraestructura municipal con un presupuesto hinchado y con una dirección privada (que es como son las cosas públicas en España, privadas)”. Pues para mí, fíjense lo que les digo, para mi ese video de tan sólo un minuto y pico es una obra de arte a pesar de o quizás gracias a la calidad cruda de sus imágenes y a los movimientos bruscos de la cámara que sugieren que técnicamente nos encontramos ante un aparato de penúltima generación. ¿Por qué se ha convertido un vídeo de un polideportivo de un barrio periférico de Valencia en una epifanía sobre una mujer cuyo gobierno municipal ha marcado una parte importante de mi trayectoria vital, Rita Barberá?. Las razones son muchas y voy a intentar hacer eso que hago tan poco, es decir, sintetizar y destacar una: me encanta como ante la pitada actúan cada uno de los personajes implicados, el presidente de la Generalitat, la alcaldesa y el presidente de la Diputación.

Barbera-besos-fabra-2012-efe

rita-barbera--644x362
El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ese gestor al que nadie ha votado y que ha sido puesto como una alfombra por el PP de Madrid para intentar esconder bajo de ella el colapso económico y social del País Valenciano sabe, o por lo menos eso se deduce de sus actos, que a él nadie le quiere, que de hecho no le han puesto allí para que le quieran. Que él es la Troika disfrazada de Paisano, alguien que transmite a los políticos del PP y a sus votantes una sensación parecida a encontrarse con un inspector de hacienda en bermudas por la playa: se parece a ti pero provoca estupor. Como buen gestor besa a Rita ya que considera que es mucho más rentable demostrar públicamente afecto a una persona con la que no te entiendes que hacer caras agrias y cuando queremos darnos cuenta ya está metido en su coche oficial pensando que si la gestión del polideportivo cuesta 20.000 euros al año y la empresa adjudicataria va a cobrarlos pero gastándose tan sólo 10.000 incluidos unos sueldos misérrimos, entonces la empresa adjudicataria va a sacar al año… en fin, lo que hace falta es que las cosas parezcan que funcionan ya que ese mismo polideportivo podría gestionarse públicamente por 22.000 euros al año, claro que así, ¿cómo incentivaríamos el empleo? Que parezca que hemos ahorrado un poco, unos 2000 euros al año y mejor no ponerse a pensar, que a uno no de pagan ni porque le quieran ni por pensar.

ScreenHunter_01 May. 08 19.59
Alfonso Rus presidente del PP valenciano, de la Diputación, empresario y humorista ocasional aparece rodeado de una cuadrilla que parece dispuesta a reírle los chistes por si en esa extraña situación en la que se han encontrado (¡¡ir a inaugurar un polideportivo y salir pitados!!!) se le ocurre alguna profegada sobre catalanistas o lisiados o cualquier colectivo de esos que tanta gracia le hacen. El nutrido grupo que lo arropa luce una sonrisa de superioridad mirando al contra campo y mueve nerviosamente los prospectos que anuncian las maravillas del nuevo polideportivo. No, Alfonso, viejo zorro, tú bien sabes que ese no es el mejor momento para soltar una gracieta, mejor después, durante la sobremesa, cuando llevemos un buen par de vinos y unas copas, que unas risas siempre son el mejor prólogo para un buen negocio “Ixos desaparrats del poliesportiu i los del metro ixos que ve el catalá fill de puta de la tele a fermos un programeta per tocarli els nasos al cureta del Cotino… jejeje, puix no le está malament, alaaaaa a resar, Cotinet!!!… i disme, el PAI eixe per fer urbanizacions, on esta?”.

ScreenHunter_02 May. 08 19.59
Pero a Rita, a Rita entre todo ese barullo que oímos y que vemos como el de la señora de atrás con camisa roja y jersey color marrón al cuello que intenta acallar en balde los pitidos con aplausos como si escupiera contra el viento, entre ese pequeño caos somos capaces de distinguir como Rita se rompe. Tanto ruido y si se fijan se oye un pequeño “creck” que nos indica que Rita se rompe y que se rompe en “e” y no en “a”. Y Rita saluda. A Rita, bien es cierto, ya la hemos visto más veces saludar a una platea de adversarios políticos y sociales pero pocas veces la hemos visto tan trágica como en estas imágenes en la que parece que se está burlando del personal pero lo que en verdad está trasmitiendo es que se está despidiendo, como una gran diva del teatro que sabe que ha perdido tablas porque se han quemado en la escenografía de los Grandes Eventos. Rita, por favor, fíjense, hace un esfuerzo enorme y se detiene saludar a un grupo de unas catorce o quince personas que no son sino hormigas sociales que le están increpando con sus gritos de lagartijas.

ScreenHunter_03 May. 08 20.00
Puede parecer que hay mucho de chulería y prepotencia en ese gesto, pero también hay mucho de miedo en una mujer de escasas ideas políticas que ha basado todo su carrera en el populismo de representarse como una benevolente sátrapa local. En esa “faraona” tal y como la calificaba la clienta de una peluquería “Rita es una faraona, ¡¡hay que ver cómo está dejando Valencia!!”. Una faraona que se paseaba con los mercados, que llamaba a las falleras para comunicarles sus reinados y que hacía que las clausuras de los festivales cayeran en lunes para no trabajar los fines de semana. La que comía con Urdangarin y que hizo cortar unos árboles para pasear con camión un gran velero cuando a Valencia le cayó en gracia las dichosas regatas, acontecimiento para el que llegaron a crear la “Concejalía de Grandes Eventos” no habiéndose creado antes la de Medianos ni Pequeños Eventos. Pero a Rita se le acaba el grano y los esclavos se revuelven y el sol que tenía que lucir en la Malvarrosa lo tapa la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Y Rita sabe que el granero está vacío y sonríe con demasiado ímpetu, en algo parecido a una mueca que está muy cerca de la tristeza: ¿por qué se meten con ella? Rita no está acostumbrada a las críticas, demasiados lustros conviviendo con la pereza del PSOE valenciano que a dos años de las municipales no tiene candidato o candidata visible y que ve pasar los peores años de la alcaldesa contándose con la misma apatía y cansancio las batallitas fratricidas entre facciones del PSPV.

tumblr_mhrptmq11j1rqw8uyo1_500
Por eso Rita se sorprende de cuatros matados que vienen a ponerla en la picota, porque son cuatro matados contados, a ver: dos parados de RTVV, unas del 15 M y una catalanista que le gusta el Evole. Que grandísima diferencia entre estas hormigas y Rita, una mujer triunfadora que ha sabido vivir tan bien que incluso ella misma se lo decía con esa envidia con la que los madrileños decimos “¡¡que bien, pero que bien se vive en Valencia!!”. Una mujer que, ojo, ha logrado superar ese doble vínculo por el que a las mujeres en política se les pide que sean femeninas pero al mismo tiempo se califica esa feminidad con antagónica del poder y que junto a ello ha saltado sobre muchísimos puntos y prejuicios  en su contra para convertirse en una cacique duradera precisamente por su modestia a la hora de decidir su parcela de poder, que ha sido básicamente local (tuvo sus aspiraciones como representante de no-se-que-de-municipios). Pero a Rita se le ha acabado el grano y ahora los esclavos le gritan amargamente (¡¡Rita trabajo!!, ¡¡Rita los dependientes!!) cuando a ella le gustaría tener un saco para repartir trigo que tiraría incluso hasta a esos desagraciados, tal y como ese mismo pueblo se lo vio hacer en los noventa.
Francisco_Camps_Rita_Barbera
20585-620-282
Pero Rita no tiene grano y tampoco tiene ideas cuando la gente pide soluciones. Rita se para a saludar y ese es un momento clave. Rita se para a saludar porque las muestras de rechazo que lleva viviendo desde hace meses le han dejado un sabor amargo constante en la garganta y porque sabe que a pesar de tener el futuro económico asegurado (¿qué político dentro del organigrama no lo tiene?) que te respeten es una característica esencial para el poder -“mira lo que le pasó al iluminado de Camps”- y que te quieran es desde luego un elemento básico para el populismo político. Pero ahí están, gritándole, desgastándole a ella que se ha convertido en una efigie silenciosa ante los problemas de los valencianos, una ruina más de su reinado, una estatua desgastada por los pequeños granos del desierto. Rita sin aprecio popular es pura imagen vacía, convertida tras el final del hechizo en su propio muñeco de falla, grosera y excesiva, collares y papada, como si hubiera sido realizada por un artista fallero torpe y remojada por una inesperada lluvia de marzo.
1363037005_1

rita8
Sus apariciones son repeticiones de ese molde fallero barato porque la gente continua gritando en cada una de ellas, desestabilizando una situación tan corriente para un político como es inaugurar un polideportivo en un gesto del pueblo hacia Rita que en su caso está muy próximo a convertirse en cotidiano y que puede ser mucho más opresivo que una sentencia judicial. Y el resto de asistentes miran de soslayo, sin querer hacer caso a las lagartijas, porque saben que cuando se intenta aplastar a una lagartija se corre el peligro de que nos podamos acabar dando pisotones entre nosotros.

VictorMaceda-Momento-Rita-Barbera-atropellada_TINIMA20130418_0806_5

One response to this post.

  1. Posted by xavi on maig 9, 2013 at 6:14 pm

    Simplemente, una obra maestra. Rita ha hecho creck pero con “e”!!!! a ver si es verdad!

    Respon

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: