Women films (1): October baby.

october_baby

En esta sección con la que espero conseguir alguna vez crear y mantener una columna fija en el blog voy a ir recogiendo las pelis que tengo que analizar para mis estudios y que posean algún elemento tan llamativo como para que les pueda interesar a ustedes, queridas lectoras, que bastante tienen con lidiar con la feminización de la pobreza y la precarización del trabajo mujeril como para ponerse a hilar fino en temas de sal gorda. Películas que, eso sí, cuenten con un personaje femenino fuerte o central y que tengan como motor dramático elementos que de manera tradicional o vanguardista tengan que ver con la esfera conceptual de lo femenino, sea esta cosa la que fuere siendo considerada de manera individualista por cada una de las personas afectadas y en cada una de sus lados, matices u orientaciones.

october-baby-3-10012284

Empezamos, pues, con una película que cumple con estos requisitos y que los lleva hasta su punto más extremo en su tratamiento de un elemento esencial dentro de las narrativas femeninas, la maternidad (oh, ah!). Me refiero con dolor de corazón y crujir de dientes a la película titulada October baby (2011) que me fue sugerida por el valiente tratamiento que se hace del tema del aborto desde una perspectiva machista, teocéntrica y gallardoniana. La película, vamos a ver, desde sus títulos de crédito no engaña, creada por la AFS “American Family Studios” y distribuida en España a nivel nacional por la marciana European Dream Factory empresa patria que según su página web

ScreenHunter_12 Apr. 28 19.01

Le eché un vistazo a su catálogo y pensando en algo que ustedes pudieran reconocer en cartelera me encontré, a saber, con la película que hoy nos ocupa además de con ese bodrio manierista lleno de escenas violentas llamado Las flores de la guerra sobre un grupo de prostitutas refugiadas en un colegio de niñas durante la masacre de la ciudad de Nanking en 1937. Así como una cinta española que ha ganado premios ecuménicos como es Buscando a Eimish dirigida por Ana Rodríguez Rosell con música original de Alondra Bentley con  el terriblemente atractivo Óscar Jaenada empeñado en no inseminar a Manuela Vellés y culminar del modo normal en que una pareja heterosexual pues culmina sus cosas (parece todo muy vago pero cuando vea la peli podré hablar con propiedad tanto sobre sus valores artísticos como de la triste realidad que diariamente sufren los heterosexuales) en un giro narrativo que ha sido aplaudido por su defensa de los “valores familiares”.

Buscando_a_Eimish-938183428-large

Pero volvamos al análisis de la película que nos ocupan que ya presiento que están impacientes y con los lagrimales a punto de estallar, porque esta es una de esas películas para mujeres en las que se llora, ojo, pero también se aprende. La cinta, dirigida por los hermanos Erwin y que se ha convertido en un inesperado éxito de taquilla doméstico (1.7 millones el primer fin de semana de estreno allí por el 2011) para una película cristiana independiente cuenta la historia de Hannah una chica que parece residir en el Medio Oeste o en alguna zona del cinturón evangélico que ha vivido una niñez perfecta subrayada en la película por el uso indiscriminado de filtros y canciones interpretadas por una guitarra y una voz melosa (mira, meloseta, meloseta), no en vano su director viene del campo y/o industria de los video-clips cristianos. A Hannah la vemos primero de niña jugando con su amigo del alma y tirándose a un lago que bien podría remitir al líquido semiótico como efectivamente después  lo hace. En los primeros segundos tenemos presentados todos los elementos del drama: dos amigos, un verano y un líquido semiótico. Los hilos son fáciles de unir ya que presuponemos  que convertidos todos en adultos, la amistad va a más y el niño va a acabar inseminando a la niña e iniciando con ello un encendido debate sobre la legitimidad del aborto en unas escenas que de manera estilizada remitirán a “Embarazada a los 16” de la MTV. Ya saben, cuando digo estilizada digo  sin esos pitidos que tapan “va a tener una madre que es una piiii” o “su padre es un piiii”. Ah, pero que error de cálculo de esta crítica fílmica que firma estas líneas, amigas, que error, ya que la cinta va a ir definitivamente por otros derroteros.

ScreenHunter_04 Apr. 26 10.13 ScreenHunter_05 Apr. 26 10.13

 Convertidos en pequeños adultos norteamericanos pre-universitarios, que ya es mucho decir, los personajes se reúnen en torno a una obra de teatro donde Hannah interpreta el papel principal y en la que acuden los padres y el chico de la peli Jason cuya novia le recrimina su amistad con Hannah a la que considera una freak. El telón se levanta y aparece Hannah convertida en dama decimonónica que en mitad de la comedia de costumbres sufre un desfallecimiento (empezamos mal)… “¡¡zasca!!, ya la han embarazado”… me dije de manera perspicaz apoyada en que en la peli volvía a salir el líquido semiótico/lago de la infancia pero de mal rollo, como amenazante.

ScreenHunter_06 Apr. 26 10.22 ScreenHunter_07 Apr. 26 10.23 ScreenHunter_08 Apr. 26 10.29

A raíz del episodio en el teatro la ingresan en una clínica donde acaba teniendo una conversación con el médico y sus padres en la que le informan que todos sus problemas de salud física y emocional se deben a que nació prematura, con 24 semanas. Se destapa que sus padres leen a escondidas su diario íntimo (para las modernas: antes de colocar toda nuestra basura públicamente en las redes sociales las mujeres mantenían un tipo de escritura privada que reflejaba sus sentimientos y movimientos vitales) y que éste tiene tétricas referencias a quererse morir, a no merecer seguir con vida, vaya, nada anormal para una postadolescente sietemesina.

ScreenHunter_09 Apr. 26 10.31 ScreenHunter_10 Apr. 26 10.32 ScreenHunter_12 Apr. 26 10.45

Para aliviar la tensión que produce este descubrimiento y suponemos el estupor de que un material tan caliente no lleve un tiempo colgado en las redes sociales recolectando “likes” los padres le dicen que no son sus padres biológicos y que ella es una superviviente del “holocausto del aborto” (no con estas palabras) y que todos sus problemas físicos, psicológicos, e incluso, por qué no, económicos como altas tasas universitarias, bajada de sueldos, deuda externa e incluso las granizadas a finales de agosto se deben a ello.

ScreenHunter_13 Apr. 26 10.45 ScreenHunter_01 Apr. 26 11.27 ScreenHunter_02 Apr. 26 11.27 ScreenHunter_03 Apr. 26 11.27

A partir de este momento el personaje descubre sus cualidades cuasi-mágicas de superviviente a un aborto que, sinceramente, es una condición vital extraña incluso estadísticamente ya que según estudios en EE.UU. los abortos tras  20 semanas sólo corresponden a un 2% del total y en su mayoría sólo se realizan si se demuestra la inviabilidad del feto (las estadísticas son parecidas en España). Pese a ello y aún reconociendo que el cine se construye en gran parte de sueños y pesadillas, de terrores y ansiedades, no de hechos reales y estadísticas, hemos de reconocer que en los países que no recurren a la ley de plazos existe una pequeña posibilidad de que se produzca esa condición (que alguien aborte más allá de las 24 semanas y pueda sobrevivir) y así lo afirman los directores de esta cinta quienes sostienen que la película está basada en hechos reales, en las vivencias de una chica abortada que descubrió su condición en plena adolescencia (no la de la foto, otra).

ScreenHunter_03 Apr. 26 10.07

A partir de ese momento a uno le parece que la cosa va a acabar como la peli “Palíndromos” de Todd Solondz con monstruosas familias cristianas y atentados a clínicas abortivas pero se mantiene dentro de los límites de la película de sobremesa. La que cambia, eso sí, es la personalidad de Hannah que empieza  a contestar a sus sobreprotectores padres, a exigir respuestas sobre su pasado y sobre todo empieza a utilizar el verbo abortar de manera reflexiva: “me abortaron”, “trataron de abortarme a mi” y todas las variaciones verbales imaginables. Así y a raíz de las vacaciones de pascua, la Spring Break, se plantea ir con unos colegas a buscar respuestas sobre su pasado algo a lo que se opone su padre quien acude a ver a Jason, el chico, para decirle que le quite de la cabeza esa idea de montar un road-movie cristiana. A partir de este momento sabemos que Hannah, la frágil, simpática y un poco teatrera Hannah, nuestra querida Hanah, rebelde en el sentido cristiano del término, tiene poco que hacer o que decir, su futuro lo están diciendo dos varones: su (no) novio y su (no) padre. 

ScreenHunter_06 Apr. 26 11.33 ScreenHunter_07 Apr. 26 11.38 ScreenHunter_09 Apr. 26 11.46

El momento road movie cristiana no añade nada a la historia del cine que un director de cine indie perezoso o un director de video-clips cristianos no se le hubiera ocurrido antes ya que tenemos una caravana antigua, un chico gordito que la conduce y que no para de hablar de comida, un espabilado chico freak al estilo la Revancha de los novatos, ¡¡incluso hay una escena en la que la soñadora Hannah deja que su mano vuele impulsada por el viento a ritmo de rock cristiano!!. Junto a ella está Jason y su novia y una pareja interracial indeterminada que cumplen con la necesaria variedad racial, como esos modelos de color que aparecen en los anuncios de ropa pija. Los únicos elementos destacables de estas secuencias son que en un momento determinado van a parar con su furgoneta a una reserva de huevos de tortuga que podría remitir o adelantar la visita a las clínicas abortivas que demuestra una vez más que pese al uso de una iluminación clara y la presencia de colores pasteles, toda la cinta está traspasada por un discurso sobre la muerte. ¡Ah! bueno y también son destacables las descripciones de los usos y costumbres de los jóvenes cristianos educados en su casa (home schooling) que el director quiere popularizar, entre ellas dividir las habitaciones del motel entre chicos y chicas, circunstancia fatal que lleva a que Hannah comparta habitación con la novia de Jasón que se pone super-bitchy y le acaba diciendo poco menos que ojala la hubieran abortado. A partir de ese momento Hannah decide huir y Jason no tiene más remedio que seguirla convirtiéndose en unos Bonny y Clyde pro-vida en busca de respuestas, todo aderezado con más momentos video-clips cristianos y algún momento de enredo de comedia romántica cristiana: tú duermes en el suelo, yo te digo que soy virgen, me pongo tontita, dormimos los dos en un sillón del hall del hotel.

ScreenHunter_14 Apr. 26 11.48 ScreenHunter_01 Apr. 27 11.11 ScreenHunter_04 Apr. 27 11.19

Tras estos momentos cómicos llegan a la clínica abortiva abandonada que se crea visualmente como el motel del terror de Psicosis, allí dentro empiezan a vagabundear y rebuscar por los pasillos hasta que un sorprendente corte nos lleva a Hannah haciendo carusas ya que ha sido capturada y fichada por la policía de Mobile. Aunque el delito de allanamiento es grave a través de esa infracción conocen a un policía muy bueno y muy sabio que tenía relación laboral con la clínica debido a unas amenazas de bomba. El policía recuerda la enfermera que firmó el certificado de nacimiento de Hannah y le pregunta qué le dirá a su madre si la encuentra, ante las dudas de nuestra heroína, el poli le dice “Odia el delito, no al delincuente”. Como decían en un blog feminista que leí, muy probablemente el policía hablara metafóricamente, pero tenemos que recordar que hasta día de hoy el aborto no es un delito y no está tipificado como tal ni en la legislación norteamericana ni en la española.

ScreenHunter_05 Apr. 27 11.20 El-Motel-Bates-de-Psicosis-600x324 ScreenHunter_06 Apr. 27 11.20 ScreenHunter_07 Apr. 27 11.22 ScreenHunter_08 Apr. 27 11.23

La secuencia en la que Hannah encuentra a la enfermera es una de las que posee la mayor carga anti-abortista, anti-feminista y anti-femenina de todo el film demostrando como la lucha destinada a que las mujeres no tengan opción al aborto forma parte de un proceso más amplio de eliminación de derechos y de (re) implantación de roles tradicionales. La enfermera recuerda a pesar de los años todos los pequeños detalles de un suceso laboral pretérito y presenta a su madre como una chica joven y guapa pero llena de dudas a diferencia del resto de las pacientes. La presenta como promiscua dentro de una cinta, tengo que recordar, donde los chicos y las chicas de viaje ni tan siquiera comparten habitación: “Me dijo que no conocía al tipo, no sabía su nombre, lo conoció en un bar que pasaron una noche y luego se marchó”. Le explica que el aborto había ido mal y que había sido un intento fallido… a la enfermera se le quiebra la voz hablando de las cosas horribles que le hacían hacer y cómo le concienciaban de aquello eran tan sólo “tejidos”…

  ScreenHunter_04 Apr. 28 09.07 ScreenHunter_05 Apr. 28 09.08 ScreenHunter_06 Apr. 28 09.12 ScreenHunter_07 Apr. 28 09.13ScreenHunter_10 Apr. 28 09.13 ScreenHunter_11 Apr. 28 09.14

En ese momento la enferma recuerda que la madre de Hannah volvió al día siguiente a que le intentarán practicar un aborto alegando estas razones:

ScreenHunter_12 Apr. 28 09.16 ScreenHunter_13 Apr. 28 09.16 ScreenHunter_14 Apr. 28 09.17

Pero según la enfermera había llegado tarde ya que estaba de parto prematuro y decidió llevarla al hospital donde nacieron gemelos, uno de ellos sin brazo. Los altos valores familiares que Hannah luce en toda la película hacen que la noticia le emocione y que sea incapaz de imaginarse a su hermano como un homeless sin brazo que actualmente viven en el cruce de una interestatal enseñando el pene a los coches, sino en alguien que como ella sufre y que según la enfermera fue también adoptado por los padres de Hannah quienes se sentaron junto a las incubadoras leyéndoles pasajes de la Biblia (literal). Vuelta al recurso de los tejidos para acabar con la secuencia.

ScreenHunter_15 Apr. 28 09.19 ScreenHunter_16 Apr. 28 09.20 ScreenHunter_17 Apr. 28 09.21 ScreenHunter_18 Apr. 28 09.22

La madre biológica de Hannah está construida como la típica mujer triunfadora, con un amplio despacho propio y con un apellido que da nombre a una firma de abogados, con collares y brazaletes dorados y montando a coches de lujo. Una mujer fría que es capaz de negar a su hija por segunda vez y que de manera sorprendente no ha elegido el camino de la soltería sino el del matrimonio y la maternidad, algo que en última instancia debería humanizarla.

ScreenHunter_19 Apr. 28 09.27 ScreenHunter_20 Apr. 28 09.27 ScreenHunter_21 Apr. 28 09.27 ScreenHunter_22 Apr. 28 09.28 ScreenHunter_23 Apr. 28 09.28 ScreenHunter_25 Apr. 28 09.29 ScreenHunter_26 Apr. 28 09.30

Como en una emboscada, aparece el padre de Hannah enterado de las correrías de Hannah y Jason y, ojo a la escena, y decide mandar a ésta al coche enfadado mientras los dos hombres, discuten sobre sus acciones y el padre prohíbe seguir viéndola… ¿tengo que recordar que estamos hablando de una mujer de 19 años?

ScreenHunter_27 Apr. 28 09.36 ScreenHunter_28 Apr. 28 09.36

A su llegada al aeropuerto se produce una escena que me parece muy significativa del modo en el que la película retrata el tema de la elección sobre el aborto, haciendo que esta decisión pase de las mujeres a los hombres. En la anterior secuencia veíamos a un personaje femenino que era incapaz de renunciar a su carrera y a su trabajo por la vida de Hannah, frente a eso lo que plantea la película es que son los padres adoptivos de Hannah los que tiene que renunciar a un montón de cosas por hacerse cargo de ella, por ejemplo, pierden la casa debido a las facturas de hospitales. Lo interesante del asunto es que este discurso sobre la renuncia o sacrificio que pertenece al universo simbólico femenino a la hora de encarar un aborto o de seguir adelante con el embarazo, es reapropiado por el padre, quien llega a afirmar “que le faltaba un año para acabar la carrera de medicina” y que no pudo hacerlo por hacerse cargo de las facturas.

ScreenHunter_01 Apr. 28 18.08 ScreenHunter_02 Apr. 28 18.08

Al final de la película Hannah se reconcilia con sus padres, quienes le informan de que su hermano falleció a las pocas semanas de vida y vuelve a realizar todo el viaje, esta vez en compañía de su padre (siempre viaja acompañada), para cancelar los cabos sueltos que dejó en su primera intentona y sellar situaciones a base de perdón: visitan la tumba de su hermano donde Hannah perdona a su padre, posteriormente le deja a su madre bilógica su certificado de nacimiento donde escribe “Te perdono”,  su padre perdona a su novio llamándole para concertar una cita a su hija (una mujer de 19 años), la enfermera es perdonada por sus acciones al dedicarse a salvar niños y no a matar tejidos y muchos otros perdones secundarios que cierran otros tantos flecos narrativos hacia la madures de la protagonista; incluyendo el abandono del hábito de escribir un diario, de ejercer la escritura, que aparece vinculado en la película a la adolescencia. Al final, la pareja heterosexual protagonista y después de que Hannah se fundiera con un abrazo con su padre se marchan hacia la puesta de sol sobre los tejados de un edificio universitario.

ScreenHunter_03 Apr. 28 18.13 ScreenHunter_04 Apr. 28 18.13 ScreenHunter_05 Apr. 28 18.15 ScreenHunter_06 Apr. 28 18.16 ScreenHunter_07 Apr. 28 18.16 ScreenHunter_08 Apr. 28 18.18 ScreenHunter_09 Apr. 28 18.20 ScreenHunter_10 Apr. 28 18.20

Señoras, estos son los hechos, es decir, los fotogramas. Ahora y por no enredarnos mucho más debemos valorar la peli en su justa medida: la película aunque realizada con cierta pereza no deja de ser interesante por el modo en que actualiza temas cristianos de una manera moderna  tomando las formas externas de esa cosa que desde los 90 se viene llamando cine “indie” (de hecho es una película realizada por un estudio independiente) aunque con un uso discriminado de los filtros y de los modos del video-clip cristiano. Su director Andy Erwin expuso que no quiso realizar una película política sino una película que reflejara sus creencias cristianas y con personajes cristianos actuando cristianamente. Sinceramente, a tope con eso a pesar de la redundancia que significa el film ya que si valoramos la historia del cine, ésta se encuentra trufada de películas dirigidas por hombres cristianos que dejan traslucir sus creencias –incluidas las que tienen alrededor de la concepción-  y un número más bien limitado de películas dirigidas por mujeres sobre esos u otros temas. Ahora bien, resulta un poco extraño que, a pesar de que los estrenos norteamericanos de películas menores se puedan retrasar hasta dos años, justo el estreno en pantallas de October baby haya coincidido con la reforma del aborto del ministro de justicia Alberto Ruiz Gallardón quien plantea entre los puntos más importantes la eliminación de la ley de plazos (hasta las 14 semanas cualquier española puede abortar) por una de supuestos que <<según la ginecóloga Isabel Serrano, portavoz de la Plataforma Nosotras Decidimos y de la Federación de Planificación Familiar Estatal, este cambio supondría “volver a decir que las mujeres no tenemos capacidad de decisión y que sólo alguien ajeno a nosotras puede decir qué podemos o no hacer”. Esta doctora alerta además de la pérdida del acceso en igualdad que ha supuesto la ley de plazos: “Ahora, todas las mujeres, cualesquiera sea su nivel adquisitivo, pueden acceder a la prestación de forma gratuita, pero cambiará si volvemos a los supuestos y a una legislación que no establezca este derecho”>> según informaba El diario.es.  Podemos hacer un ejercicio de abstracción importante y pensar que si bien la película no tiene porque ser política (tururú) su estreno en España en plena tormenta social provocada por los cambios anunciados por Gallardón transforma a esta película en uno de los estrenos más políticamente sesgados de la temporada, a la altura de las historias de terroristas árabes, las pelis de aventuras militares a la conquista de países del tercer mundo (éstas sí dirigidas por mujeres) o la mofa y befa de minorías sociales o étnicas. Ya que parece claro que si los relatos fílmicos nos transforman en algún modo, October baby tiene la capacidad de infantilizar a su audiencia femenina con los mecanismos establecidos del cine comercial (no es muy original al respecto) y dejarla pendiente del abrazo tranquilizador de una figura paterna, de una figura superior que reparta cariño y justicia sin pensar en plazos, sino en supuestos, que es como se administra la justicia.

 ScreenHunter_11 Apr. 28 18.22

9 responses to this post.

  1. Querida Palomitas
    Cómo me gustan sus entradas en blog. Suponen una alegría y otra forma de terminar el día. Te lo dice alguien que comienza su día con Infojob…
    Ay, con lo del desmayo creía que iría por derroteros similares al duro y catárquico transitar de Lola Herrera por la condición femenina de las mujeres socializadas en la dura posquerra, pero ya veo que no….
    Muy interesante el análisis de esa especie de road movie cristiana en busca de los orígenes de un aborto fallido. Me mata la caracterización de la casi asesina madre como una mujer que quiere triunfar en lo profesional….Desde luego que no es casual su estreno en plena era gallardoniana.
    El tráiler español lo deja muy claro, y recuerda desde luego a esa campaña de “Soy humano” auspiciada por la Conferencia Episcopal y pagada por todxs. Me refiero a esos fetos que te encuentras cuando vas tranquilamente circulando con tu utilitario….
    Una dura, los y las adolescentes en su búsqueda de la verdad se fuman algún porro, ¿beben? o sólo cantan “Viva la gente”?
    Saludos

    Resposta

    • Hola Princesa Fregona, muchas gracias por las alegrías compartidas… lo curioso de la madre cuasi-abortiva es que la actriz que la interpreta según he descubierto luego perdiendo el tiempo por internet es que ella misma recurrió al aborto algo que ha sido más o menos integrado en la publicidad de la cinta y en confesiones a cámara:

      Ah! y no, no, ni un cigarrillo…

      Resposta

  2. Posted by Angel-ico on Abril 29, 2013 at 10:25 am

    ¿Quién aborta mi barca que a la deriva me lleva?
    La de veces que me levanto pensando si no huebiera o hubiese sido abortado hubiera o hubiese vivido mejor. ¿Por qué para abortarme me quitaron un brazo? ¿Qué clase de mala praxis es esa? Que alguien avise a mi padrastro, sigo vivo, cabrones, me dejastéis en el hospital porque un niño sin brazo es menos monino que un niña fallidamente abortada y siete mesina que debría ser llamada siete mesiánica.
    Puede que en realidad la peli sea un ensayo postqueer-radical y plantee lo importante que es que el aborto sea libre, para que no pasen casos de niños abortados-noabortados que sobrevivan para acabar jodidos.
    El mensaje que saco de la peli es: Clínicas Abortistas del mundo: un brazo NO es un feto, UN BRAZO NO ES UN FETO.
    Acaba aquello que empiezas, ama el delito y al delincuente. mmmmmmmmm rrrrrrrrr

    Resposta

  3. Posted by Magreta Garbo on Abril 29, 2013 at 11:07 am

    Querida Palomita,
    como siempre me deja un sabor agridulce lo que usted escribe. Dulce por su verbo florido, y agrio, porque es constatar que la época en que vivimos es post-democrática. La peor sin duda, ya que hace pensar a muchos que no hay otro camino.

    Hace tiempo escribió usted sobre el carácter patriarcal, machista, homofobo… que caracteriza esta crisis provocada por el terrorismo financiero.
    No recuerdo el título de la entrada… o entradas, hubo varias, Recuerdo que en una contaba que alguien que andaba buscando trabajo se cortaba el pelo para no parecer muy gay. También mencionaba un artículo de una feminista norteamericana…

    Haría usted un revival-refrito de esos posts? Me he acordado mucho de ellos desde que empezó la era Gallardoniana.

    Molts gracias.

    Resposta

  4. Posted by Paula on Juny 20, 2013 at 10:03 am

    Yo también he visto esta película y creo que está llevada tu crítica a un extremo que hace pensar que tu misma te sientes atacada… “feministas”; “mujeres de 19 que siempre viajan acompañadas”. Cristiano/a creo que es la palabra que más repites en este post, tu misma en un párrafo la dices más que en dos horas de metraje los directores… tiene su gracia. De todos modos es curiosa la comparativa, y está bien que te la hayan recomendado como mujer de criterio (Que entiendo que también serás una “mujer de 19 años” aproximadamente…)

    Resposta

    • Pues mira soy tan mujer de 19 años como lo son los directores de la cinta, el presidente de la conferencia episcopal y Ruiz Gallardón. A día de hoy “cristiano” no es insulto a no ser que te sientas perseguida por ello, algo que es un absurdo en un país tan católico como España. Un abrazo.

      Resposta

  5. Very great post. I just stumbled upon your weblog and wanted to
    mention that I have really loved surfing around your blog posts.
    In any case I’ll be subscribing on your feed and I am hoping you write once more soon!

    Resposta

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: