El correo de la amistad (2).

¿Existía algo más extraño en nuestro patrio solar, allá por los  50, que una bonita española frunciendo el entrecejo con un libro delante de sus narices?. Amigas, que aquello no era una tontería, que no era un desliz sino que era una herejía, porque en definitiva se afeaba la raza española. Además que como he escrito arriba “en la mujer, de ordinario, la afición a la lectura es la pereza disfrazada”. Una frase que no es mía, ya quisiera, sino que pertenece a Remigio Vilariño quien la utilizó para su artículo “¡Educad, educad!” de la revista “El mensajero del Corazón de Jesús” de noviembre de 1952, y que aparece recogida en el maravilloso libro  La morena de la copla del maestro Andres Sopeña. Echamos mano del libro de Sopeña para ilustrar hoy a las mujeres que utilizaron el correo de SISSI para saciar sus ansias intelectuales luchando contra su naturaleza femenina y española que las conducía irremediablemente a las tareas del hogar y a no recibir más información que el rezo, la receta y el chismorreo. Leamos lo que se decía entonces:

–          Se enseña a las niñas muchas cosas inútiles, muchas cosas extranjeras, muchas franceserías e ingleserías, mucha lectura, muchas cosas vanas y muchas curiosidades, todo menos el ser mujeres, el ser españolas y el ser verdaderamente virtuosas (Vilariño, p.56).

–          Cuando la mujer española cedió en virtud, perdió su recio casticismo e imitó a las extranjeras, sobrevino la decadencia de la Patria (Prados).

–          Legiones de bachilleras que saben acaso mucha Trigonometría y Química, pero son incapaces de freír un huevo y zurcir un calcetín; no digamos el sacrificio oscuro, pero santo, que a diario exige de la mujer el cuidado y dirección de un hogar (Maíllo, p.94).

–          Yo no creo que tengan las niñas ni necesidad ni tiempos para aprender tantas cosas como se las enseñan o quieren enseñar. Inglés, francés, física, química, astronomía, historia sagrada, historia universal, historia de España, historia natura… son demasiadas historias para lo que tiene que aprender una mujer.

–          Los médicos de familia sabemos por experiencia que, al llegar el final de los cursos académicos, somos requeridos con frecuencia para asistir a jóvenes adolescentes que han perdido el apetito, les aquejan insomnios, padecen frecuentes jaquecas, se sienten decaídas, sufren desarreglos menstruales y presentan los síntomas de cloroanemia: son estudiantes de bachillerato superior, que han de hacer esfuerzos superiores a su capacidad física e intelectual para seguir con provecho los estudios y llegan a finales de curso agotadas. Si, terminado el bachillerato, la muchacha se decide o la obligan sus padres a seguir una carrera superior, es muy posible que aquellos trastornos aumenten y la salud física de la joven quede comprometida durante mucho tiempo (Corominas, p.264 – el Dr. Federico Corominas era Presidente de la Real Academia de Medicina de Barcelona).

–          Entregadas a la memorización de volúmenes indigestos y a menudo incomprensibles; obligadas a un trabajo mental para ellas excesivo, que roba riego sanguíneo a regiones orgánicas fundamentales para su porvenir de mujeres; sometidas a insomnios por la urgencia de competir con los muchachos… (Maíllo, p.93).

–          Yo no sé a que será debido, pero he de consignar un hecho que no se me podrá negar: y es el de que la proporción de mujeres con título universitario que no se casa es muy superior al de las que lo hacen sin poseer títulos académico (Corominas, p.265).

–          Preferimos a aquella callada y silenciosa que nos considera maestros de su vida y acepta el consejo y la lección de quien se sabe inferior en talento (Juanes).

–          Ridículo es ver una mujer sabidilla y que pretende conocer alguna ciencia a fondo. Lastimoso es contemplar a las niñas cargas de estudios y de lenguas y de músicas y de artes (Maíllo, p.99).

Foucault nunca escribió a SISSI aunque hubiese hecho buenas amigas.

Vaya, como podemos ver en los años de posguerra se puso en marcha todo un aparato foucaltiano (de Michel Foucault, vaya) en el que los discursos médicos, moralistas y pedagógicos se unieron para someter a la mujer y para constreñirla en ese estrecho espacio que habita entre la cocina, la salita comedor y el dormitorio. Es decir, todos los discursos machistas, desde los más distintos frentes, iglesia incluida, elaboraron una serie de saberes que respaldaron la dominación del hombre español sobre la mujer española (según la wiki: para Foucault, el poder no puede ser localizado en una institución o en el Estado, pues está determinado por el juego de saberes que respaldan la dominación de unos individuos sobre otros al interior de estas estructuras). Y en ese juego de saberes, en el juego por obtener y crear nuevos saberes también estaba la lectora perezosa, junto con las otras desviadas femeninas: “la lujosa, amiga de exhibiciones, frívola, egoísta, novelera, teatrera, murmuradora, envidiosa, descontentadiza, indolente, gastadora, golosa, antojadiza, inconstante, imprudente, ruin, llena, en fín, de tantas mezquindades que no quiero enumerar para no cansar” (Vilariño, p.53). Veamos pues a las intelectuales de la SISSI:

“Tengo observado también que las jóvenes que más aficionadas son a la lectura de novelas (aunque no sean abiertamente malas) se hacen incapaces para la ocupación seria, desatienden fácilmente la piedad, descuidan los deberes domésticos, etc.etc” (Antiñolo, p47).

La cuestión es que pese a una cierta sorna de la responsable de la sección EL CORREO DE LA AMISTAD, SISSI era una revista que era portadora de modas extranjerizantes, era punto de unión de  mujeres con distintas aficiones (algunas tan perniciosas como la lectura o la arqueología), y sobre todo, era más o menos abierta con los intereses intelectuales y profesionales. Un ejemplo de ello es esta carta que se envió al consultorio sentimental (¿sentimental práctico?) en el que una muchacha exponía sus anhelos de convertirse en arquitecta. Comparemos los que decía Adolfo Maillo en su texto “Educación y revolución. Los fundamentos de una Educación Nacional” (Editorial Nacional, 1943) y lo que contestaba la consultora señorita Silvia Valdemar (¡¡¡que nombre!!!), responsable del consultorio sentimental a la “Arquitecta soñadora”, quince años después en 1958:

–          Cada cosa en su sitio. Y el de la mujer no es el foro, ni la clínica, ni el laboratorio, ni el taller o la fábrica, sino el hogar, cuidando de la casa y de los hijos, formando los hábitos primeros y fundamentales de su vida volitiva y poniendo en los ocios del marido una suave lumbre de espiritualidad y de amor (Maíllo, p.93).

Pese a todo ese buen rollo terminemos con unas palabras que Remigio Vilariño que resumiría lo que hasta ahora estábamos diciendo: “Filosofad, criaturas. Filosofad, feministas” (Vilariño, p.42).

14 responses to this post.

  1. Posted by xuspi on Agost 1, 2010 at 4:37 pm

    jajajajajajaja, tu siempre iluminando mi camino, yo no estaba estresada, ni cansada, sólo que me habia puesto a una tarea del todo ardua e imposible para mi, hasta que mi cerebro traspasado y trastocado decidió decir basta. Ahora lo entiendo todo….. pero que sarta de estupideces más divertidas, precisamente porque nos quedan lejos, aunque seguro que cada una de nosotras convivimos en algún momento con un doctor Corominas aficcionado. Nada, que la vida no se nos puede amontonar sólo es un signo de incapacidad temeraria, ¡por dios! ¡médico cirujano???? arquitecta?????

    Respon

  2. Querida Xuspita, era tu pura feminidad la que te impedía avanzar más. Que te daban mareos y sofocos, y eso sólo lo pueda causar la feminidad. Por no mentar el sobresfuerzo por competir con tus compañeros varones (que te roba riego sanguíneo de partes importantísimas), además que trabajando ni atiendes las vidas volitivas de tus vástagos ni pones lumbre espiritual en los ocios de tu marido (que es que es una pena). Vamos que estabas en un callejón sin salida y tu cuerpo te tuvo que decir basta. Ahí es nada… ¿cómo era aquello que decía Foucault?, ¿algo de los estados duros y los estados blandos?… pues lo mismo. Que hemos pasado de un machismo duro y represivo a un machismo blando y sibilino. Pero machismo a punta pala. Y quien no lo quiera ver es que no quiere mirar.

    Respon

  3. Qué pena que a D. Andrés Sopeña Monsalve se le pasara incluir este pequeño prólogo en su tan afortunada obra:

    Lee despacio estos consejos. Medita pausadamente estas consideraciones. Son cosas que te digo al oído, en confidencia de amigo, de hermano, de padre. Y estas confidencias las escucha Dios. No te contaré nada nuevo. Voy a remover en tus recuerdos, para que se alce algún pensamiento que te hiera: y así mejores tu vida y te metas por caminos de oración y de Amor. Y acabes por ser alma de criterio.

    Respon

    • ¡¡¡Hombre!!!… D. Puro Cartílago… ¡¡que pena que no nos vieramos en Madrid!!!… ¡¡¡le debo un Eines!!!… perdone, pero no es cosa de que sea racano, es que me trajeron pocas y ya las tenía apalabradas. Además más aún después de lo que ha escrito, que se le nota que es hombre de cabeza o de hombro donde apoyar la cabeza… oyoquemesé… pero yo necesito un guía espiritual como el comer, a ver si me transformo en un alma de criterio y no en esta cabecita loca, esta alma erritabunda…

      Respon

  4. Posted by Atiras on Agost 2, 2010 at 2:20 pm

    arquitecta si pero cirujana no….que criterio mas raro, no?
    en fin, lo que se van a reir los jóvenes cuando descubran en una caja de cartón las Cosmopolitans y sus 100 maneras de hacerle una buena mamada a tu chico y parecer delgada a la vez

    Respon

    • Anda que no somos brutas… pero no puedo estar más de acuerdo, revistas como Loka u otras por el estilo son el mejor termómetro sentimental de esta época… Te falta reseñar esa parte tan bonita de “si usted tiene la Feminidad realmente en el interior ya saldrá cuando aparezca el Hombre”… que traducido viene a ser “bonita, nenaaaa, nena de papá, ¿quieres jugar a las arquitectas?… pues juega bonita, ya vendrá el Hombre y te pondrá a jugar a las cocinitas que es lo tuyo”…

      Respon

  5. Posted by Candy Candy on Agost 6, 2010 at 5:01 pm

    Yo, nacida a finales de los 70, leía “Esther”, cual fue mi sorpresa al ver que se ha vuelto a editar y que la puedes conseguir en la Fnac, pero ahora Esther está divorciada y tiene una hija y un novio y oyoyoyyyyyy… De eso no había en mi época!

    Respon

  6. […] Si te gustó este post, probablemente te gustará éste. […]

    Respon

  7. Posted by bbking on Juny 14, 2011 at 11:14 pm

    “Entregadas a la memorización de volúmenes indigestos y a menudo incomprensibles; obligadas a un trabajo mental para ellas excesivo, que roba riego sanguíneo a regiones orgánicas fundamentales para su porvenir de mujeres”

    Ahora entiendo mi impotencia en época de examenes finales…jajajja
    Si te masturbabas te quedabas ciego,si leías demasiado te secabas por dentro,si leías a Marx te convertías en el Señor de las Tinieblas del Comunismo….la verdad es que se podían hacer pocas cosas en España sin convertirse en un desecho social.

    Saluditos

    Respon

    • Un amigo decía que si te quedabas hasta tarde por la noche estudiando y te pajeabas venía Sandman y te echaba arena a los ojos y te quedabas dormido y te levantabas a la mañana siguiente manchado, sin haberte memorizado las joyas del goticismo español y muy próximo al suspenso…

      Respon

      • Posted by bbking on Juny 20, 2011 at 10:05 am

        Claro…de ahí la letra de la canción “Mr Sandman bring me a dream….” todo encaja como un puzzle sideral.
        La verdad es que se aprenden cosas contigo,si.;-)

        Respon

  8. Posted by yayo on Abril 7, 2012 at 12:14 pm

    pues la tal Lolita que estudia arqueología a mí me parece un poco bollo… claro que en esta época las cosas tampoco debían ser fáciles para las mujeres homosexuales

    Respon

    • Es verdad, doble discriminación, por espelologa y bollo… pues sí, pero parecía que la miseria sexual era un cielo encapotado que cubría la España entera… (me ha quedado muy romántica). Pero sí, y que yo recuerde no conozco de ningún estudio sociológico/histórico sobre lesbianas en la posguerra…

      Respon

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: