El correo de la amistad (1).

El otro día hice un gran descubrimiento en mi campo, que es el de ustedes, esto es, en toda la parte de la cultura popular y de la arqueología sentimental, cuando mi suegra mientras trasteaba entre revistas y libros, me dijo: “ay, quizás esto te interese”.  Y va la tía y me saca, 4 tomos, ¡¡¡4 tomos!!!, de revistas femeninas juveniles españolas de los años 50 ricamente encuadernados (originales les estoy hablando). Yo le dije “Señá Pepita, que esto es para mi las pirámides de Ghiza”. Con el descubrimiento de ese legado se abría una puerta a otro mundo, a otra mujer y a otra España que, gracias a Dios, no es ésta. Tenía ante mis gafas de pasta las bases fundacionales de la cosmovisión de la jovencita franquista, de sus anhelos, sus deseos, sus sueños, y sus (muchas) miserias sentimentales. En un periodo en el que bajo la atenta mirada y la vigilancia del nacional-catolicismo,  la jovencita celtibérica se abría a Hollywood, a las modas extranjerizantes, y al consumismo; pues esas revistas eran el primer ejemplo de un latente consumo adolescente, que pronto introduciría el yeyé, los discos y las ropitas. De todas las secciones que tenían las distintas revistas mi preferida siempre ha sido aquellas en las que lectoras escribían directamente, y, desde luego, ¡¡¡qué cosas se pueden escribir en el país más aburrido del mundo como era la España de los 50!!!. Por ahora, me he metido a escanear la sección (femenina) “Correo de la amistad” de la revista SISSI de los años 1958-1959. He recogido los casos más espeluznantes de españolismo, de subdesarrollo sentimental, y los gritos más desesperados por salir de un país o región que enjaulaba a esas tórtolas españolas. Prepárense porque este agosto, Palomitas rescata los 50 para ustedes queridas lectoras. La primera tanda de cartas, provienen de chicas formales, las que piden consejos que pudieran valer en su vida como mujer y como española, es decir, de cocina o de decoración:

Pero vamos, que no todo era ser esclava del hogar y de la tiranía los ruedos de vaso encima de las mesas sino que ya empezaban a aparecer muchachas despiertas que idolatraban a los grandes cantantes y actores, como ésta, que es una de mis preferidas, con una cara de hacerse una pajas pero terribles, de quedarse ciega, y queriendo juntarse con otras pajeras para formar el “club de amigas de Luis Mariano”, suponemos la primera asociación gay-friendly española:

Hasta nuevas entregas…

9 responses to this post.

  1. Posted by rosita on Juliol 29, 2010 at 2:52 pm

    oh-dios-mio. No se qué me produce más escalofríos, si la redactora que utiliza expresiones como ” amita de casa” o ” preciosa muchachita”, la fotazas que acompañan, o las consultas sobre ruedos de vasos ( posavasos, nena, posavaaaaaasos). Vaya filón has encontrado. Nos vemos pronto, besos!

    Respon

    • Oye Rosa que en la España de finales de 50 el posavasos era un invento excéntrico al alcance sólo de las clases pudientes, los pobres dejaban las mesas perdidas, y las mujeres tenían que agenciarse un periódico, “El Caso” mismamente, para que no se ensuciaran los muebles funcionales…

      Respon

  2. Posted by Candy Candy on Juliol 30, 2010 at 4:02 am

    Mi madre diría con el dedo índice levantado o las manos en la cintura y el morro torcido: “eso sí que eran señoras de su casa y no las mujeres de hoy que no saben más que fumar, estar en el bar e irse de pingoneo con unos y otros, que sinvergüenserio que hay hoy liao”. Muy entrañable mi madre. Porque la pobre no tenía tiempo, que si no ya hubiera escrito ella al correo de la amistad para que le mandasen patrones de vestidos o vete a saber qué.

    Respon

  3. El correo de la amistad da para mucho, la verdad. Lo que ha resultado un pelín más soso ha sido el consultorio sentimental de la revista SISSI… y tenía grandes esperanzas puesto en él… pero, mira, dan consejos la mar de racionales que estoy hasta por aplicarlos a mi vida… Inteligencia Emocional avant la lettre… que se dice…

    Respon

  4. Posted by Xelix on Juliol 30, 2010 at 8:49 am

    ¡Mama mia! que hallazgo tan interesante. Lo que más me asusta es que yo naci a finales de los 50, de esa España tan retorcida, aunque espero que no se me note nada de nada. Me ha gustado mucho Josefa, ella tan moderna que tiene todos los “muebles funcionales”, jejejejeje. Nos vemos esta noche.

    Besazossssssssssssss

    Respon

    • Yo muchas veces me siento como una mujer funcional en una casa funcional…

      Atentos al segundo corte del vídeo… ¡¡¡LA CASA DEL FUTURO DE MONSANTO!!!… la empresa más maligna del mundo…

      Respon

  5. Posted by Bohe on Agost 2, 2010 at 11:46 am

    Siempre he soñado con bailar asi en una cocina ideal, mientras ella cocina por mi!
    Gracias por abrirnos las puertas del pasado

    😀

    Respon

    • Hola Bohe futuro vecino… el año pasado, ¿fue el año pasado o este?, me invitaron a dar una conferencia en la Escuela de Arquitectura, y como ya había tratado el tema de la arquitectura comercial hice una cosa sobre “Cocina, melodrama y poder” sobre el uso de la cocina en los melodramas clásicos y más ampliamente en el cine de los 50 y 60… oye y quedó una cosa la mar de apañada… debería escribir sobre ello…

      Respon

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: