Lada o el ritmo de los tiempos.

Lada Edmund Jr., según su página web, recibió más atención mediática en su día de la que hoy reciben gente como “Britney Spears y Christina Aguilera cuando lanzaron sus carreras con los hits Baby One More Time y Genie In A Bottle”. Lo que, la verdad, ya es decir mucho, y nosotras nos la creemos, porque Lada era una señora estupenda, y lo bien que bailaba… porque eso era lo suyo, el baile, “el baile go-go” que se llamaba entonces. De hecho Lada se convirtió en un fenómeno nacional americano en 1965, a la edad de 17 años, bailando enjaulada en el programa  Hullabaloo de la NBC, acabando con el anonimato de muchas de las chicas del ballet. Y acabar convertida en la Reina de la Danza Pop en una época que ERA baile era decir mucho. Una época que dio como resultado de sus movimientos espasmódicos el frug, el watutsi y el mashedpotato (¡¡¡el mashpopato!!!, aquí como bailarlo). Una época y un lugar, la América que tras la Segunda Guerra Mundial vive (o sufre… nunca sé que palabra utilizar) un capitalismo galopante, que eleva el fordismo a su máxima expresión, una América que crece a ritmo desproporcionado. Porque la clave del triunfo de Lada Edmund Jr  y de su conexión con su época está en el ritmo, vean las siguientes imágenes y lean unas famosas palabras de Siegfried Kracauer sobre los bailes jazz de la década de los 20 escritas en su artículo “El viaje y el baile” y que este blog ha colgado en su versión castellana. Vean, comparen y comprendan:

“La danza social moderna, alienada de la red convencional que gobierna a las clases medias, tiende a convertirse en una representación del ritmo sin más. En lugar de expresar una serie de ideas en el tiempo, su contenido actual no es más que ese mismo tiempo. Si en las eras más antiguas la danza era una práctica de culto, hoy se ha convertido en puro culto al movimiento; si el ritmo era una manifestación de eros y del espíritu, hoy no es otra cosa que un fenómeno autosuficiente que ansía desembarazarse del sentido (…) Por tanto, los movimientos que engendra (que evidentemente se gastan en un bailoteo sin sentido) no son más que ofrendas rítmicas, experiencias temporales cuya máxima felicidad es la síncopa. Claro, como evento temporal, el baile en general no puede existir sin el elemento rítmico; pero existe una diferencia entre la experiencia de algo auténtico por medio del ritmo y la experiencia del ritmo en sí mismo como objetivo carente de autenticidad. La práctica contemporánea que convierte al baile del jazz en un deporte es testigo de su falta de un sentido sustancial más allá del que trae consigo un movimiento disciplinado”.

...¿ritmo?...¡¡ritmo!!...one,two,three...

De hecho los trágicos acontecimientos de este fin de semana en la Love Parade alemana (y utilizo el término “trágico” en su justa medida) nos han demostrado que la gente se vuelve loca por participar en actos colectivos sin sentido, en puras representaciones multitudinarias del ritmo, siendo la música techno puro ritmo. Ahora, ¿por qué esa necesidad primaria y colectiva del sinsentido, hasta que esta se desborda en locura y acaba en tragedia?…y con la reflexión siguiente no estoy quitando un ápice de responsabilidad a los terroristas de los organizadores que debería estar en prisión preventiva desde ayer. Sin embargo, volvamos a la pregunta, ¿por qué la necesidad de sinsentido?. Una buena y bonita explicación nos la da J. G. Ballard en el libro que me estoy terminando esta semana, Bienvenidos a Metro Center, donde uno de sus personajes dice:

“La política es una estafa y la democracia apenas otro servicio público como el gas y la electricidad. Casi nadie tiene la menor sensación cívica. El consumismo es lo único que nos da sentido de valores. El consumismo es honrado y nos enseña que todo lo bueno tiene un código de barras. El gran sueño de la Ilustración que la razón y el interés propio triunfarían algún día, nos ha conducido directamente al consumismo de hoy (…) La gente trata voluntariamente de volver al primitivismo. Anhela la magia y la sinrazón, que tanto le ha servido en el pasado y que puede ayudarle de nuevo. Desea entrar en una nueva edad de las tinieblas. Las luces están encendidas, pero la gente se refugia en la oscuridad interior, en la superstición y la sinrazón. El futuro va a ser una lucha entre extensos sistemas de psicopatías rivales, todos deseados y deliberados, parte de un desesperado intento de huir del mundo racional y del aburrimiento del consumismo”. Ahora, tras leer esto, vean estas simpáticas imágenes del Festival de Música de Reading del 2009:

A lo largo de todo ese maravilloso libro, centrado en la nefasta influencia de un centro comercial que lleva a los habitantes al fascismo (“un racismo templado por las tarjetas de puntos y los números PIN” o “la decisión de los habitantes de la urbanización de rechazar al imán era una manera de ejercer la libertad de elegir que tenían como consumidores”), a lo largo de todo ese maravilloso libro, como decía, los hinchas de futbol juegan un papel muy importante, son el brazo ejecutor y popular de ese fascismo consumista. Según el autor: “Eran alegres pero curiosamente amenazadores, como si celebrar el futbol fuera para ellos la última esperanza violenta de la sociedad (…) Encendiendo y apagando los faros al compás del tamborileo selvático, se abrieron paso entre el tráfico y se alejaron a gran velocidad”.

Miren, a mí a estas alturas que nos pongamos españolísimos todos, cuando trabajamos (los que trabajamos) y consumimos directamente a empresas internacionales, que nuestras banderas del Reino de España están hechas en China… en fin, paro porque ya me siguen. Al final lo de España no fue una celebración del deporte ni nacional ni hostias, al final fue pues lo de siempre, la “última esperanza de violencia” en una sociedad con mucha tensión acumulada. Y aunque me resultó extraño que no hubiera más incidentes violentos, al final recordé que habíamos hecho una Transición y que conseguimos perdonarnos todos, que las cosas no se salieran de madre, y que todas las casas españolas tuvieran luz, agua, y democracia (a pagar cada 4 años). En fin, pero a lo que íbamos, que vivimos en una sociedad al borde del aburrimiento mortal y en un “estado consumista terminal” y que necesitamos violencia y ritmo, violencia rítmica. Eso me parece claro, pero aunque me gustaría poder decir cosas como “el futbol y el baile entendido como deporte, como  puro ritmo sin sentido puede acabar desbocándose y terminar en avalancha” (eso sería una buena conclusión para acabar el post), o “el futbol  y el baile como actos masivos marcados por el ritmo pueden desembocar en avalancha”, la verdad es que estamos tan próximos, o deseamos tanto la irracionalidad, que me parece que podemos enloquecer en cualquier momento: en un concierto de la Filarmónica, una lectura de poesía, un minuto de silencio o un casting de “Next American Supermodel” (tal como podemos ver en los dos últimos vídeos):

Vaya con esto quiero decir que no es una preocupación snob porque una enorme cantidad de gente se reúne (¡¡yo estoy a tope con la gente!!), es una preocupación porque en nuestra sociedad quedan muy pocos aspectos racionales como para que encima vayamos celebrando la irracionalidad alegremente. En serio, es alarmante que un acto comercial que se llama la Love Parade, el Desfile del Amor acabe con 18 muertos, y que esos muertos se hayan producido por una avalancha de gente queriendo participar en una demostración de ritmo que se representa a sí mismo. Quiero decir… eo, ¿hay alguien a los mandos?. Como he intentado demostrar en los párrafos anteriores, el ritmo como representación de la necesidad de colectividad puede ser algo muy antiguo (el baile tribal blablablá), pero el ritmo desprovisto de sentido, como es el techno, es la pura representación del “hedonismo” contemporáneo o eso es por lo menos lo que nos repiten machaconamente los anuncios, los presentadores de radio y  las portadas de los discos. Y con contemporáneo quiero decir comercial. Es decir, no sólo has de ser un trabajador disciplinado las 8 horas del día sino que encima tienes que ser un hedonista, un juerguista redomado las otras 8. La cuestión es acumular y consumir, y si lo que consumes es Buen Rollo que es un bien inmaterial e inagotable pues tanto mejor… lástima que al final acabes aplastado por conseguir Buen Rollo del mismo modo que podrías morir aplastado por conseguir una televisión de plasma en WallMart.

Y en todo este planazo qué pinta Lada Edmund Jr. a la que ni siquiera hemos visto en acción: las bailarinas profesionales eran, y son, las principales representantes del ritmo por sí mismo, del ritmo sinsentido, las que nos introdujeron como sociedad en los placeres de unos movimientos sincopados y eternos, como si estuviéramos en una rave eterna o en una cadena de producción que nunca acabara. Lada Edmund Jr. era la nueva María, la libélula mecánica de Metropolis (1927):

Pd: para que todo sea mucho más bizarro, Lada Edmund Jr. se acabó inflando y convirtiéndose en una mujer dedicada al culturismo como si su hedonismo yeyé y capitalista de los 60s se hubiera hinchado y fuera la metáfora perfecta del turbocapitalismo de la sociedad posmoderna contemporánea. ¡¡¡Qué pena que J. G. Ballard muriese el año pasado!!!… seguro que hubiese escrito una novela sobre una gran gogo dancer y los hechos de este fin de semana de la Love Parade. Al estilo de que una persona normal descubre una trama para regular la población mundial basada en la realización de desfiles musicales por la Paz, Amistad y Comprensión alrededor de todo el mundo, donde la gente enloquece y se acaban aplastando unos a otros… en fin, el hedonismo, como el consumismo, puede acabar en fascismo. Del mismo modo, el hedonismo de la Love Parade acaba con la crisis ecónomica…¡¡¡woow!!! Esto se parece tanto al crack del 29 que da miedo. Lo dicho, mierda de mundo y mierda de vida.

9 responses to this post.

  1. Posted by orgulloypundonor on Juliol 26, 2010 at 6:40 pm

    te dejo una versión del tecno comprometida

    Es el discurso de Villepain en la ONU, negándose a participar en la guerra de IRAK.

    El texto es muy bueno, y además se podría escuchar perfectamente en un café del mar al atardecer

    Lo que no entiendo es porqué no hay imágenes del video de esa intervención.

    Respon

    • Hola Luis, un buen apunte, y un tanto extraño, el del discurso convertido en pieza techno, pero por lo menos a la altura de la bizarría del post. De todas formas lo que me gustaría decir es que no es que considere la música techno totalitarista per se… aunque el acto colectivo no cívico, la entronización del dj-Fuhrer… bromeaba. Quiero decir existen colectivos vinculados al techno de lo más progresista como Asian Dub Fundation, aluego en los círculos punks valencianos las fiestas siempre suelen acabar bailando ritmos progresivos (he oído que en los círculos punks catalanes se puede oír hasta bachata, que eso sí que me parece una buena forma de acabar la fiesta). Vaya, que no es que considere el techno como un ritmo malvado, sí que es cierto que es un ritmo y un baile sin sentido, y que en cierto modo refleja la necesidad de incoherencia, de actos desprovistos de sentido y de razón en la sociedad actual. Dicho esto, de todo lo que escribió Ballard se ha cumplido una de cada dos cosas, y en sus últimos años disfrutaba de ese aurea de “uhmmm, os lo dije”. Y yo creo, de verdad, que “el futuro va a ser una lucha entre extensos sistemas de psicopatías rivales, todos deseados y deliberados, parte de un desesperado intento de huir del mundo racional y del aburrimiento del consumismo”. Esto es, que el nuevo fascismo va a ser una moda juvenil, que las modas juveniles siempre se han caracterizado por sus bonitos trajes, sus códigos secretos pero mayoritarios, sus actos gregarios, y en eso la peli La Ola, dio en el clavo… Por momentos pienso que va a ser un techno-fascismo, pero por otro lado pienso “El techno es taaaaan SXX”. Ahora, y tras mi estancia en Madrid, me decanto por un emo-fascismo, después de ver como pastaban los emos en la Plaza España. Esos chicos tienen posibilidades: es una moda muy distintiva que no transmite ningún mensaje (la clave ahora es que no transmita ningún mensaje). Claro que se tendrían que endurecer, y eventualmente tener un líder. Pero nada que no se pueda solucionar…

      Respon

  2. Mi amiga Paula, que es un cráneo privilegiado me dejó esto en el facebook y lo he encontrado la mar de atrevido:

    Me parece muy interesante que la necesidad primaria y colectiva de sinsentido (digamos, tus ejemplos, el techno o las celebreciones expañolísimas de furgol o de expañolismo), esa que puede desbordar en locura/tragedia, sea en realidad una oferta más del stand del supermercado. O sea que de irracional tiene una mierda, es el mismo código de barras de siempre, un código de barras que no pita al pasar por los imanes detectores, pero código de barras al fin. ¡¿Libertad de sortear los imanes?! Qué mierda de todo.

    Respon

  3. Posted by xispiiiiiiiii on Juliol 28, 2010 at 10:06 am

    Nuestra libelula mecánica:

    VIVA LA FIESTA, Sensible!!!!!!!A volar!!!!!!!!Adelante!!!!!!!Entra en trance paranoias adelante, surcaremos el sonido hasta q tu cuerpo aguante. A volar 3,2,1 adelante bienvenidos pasajeros a este viaje alucinante. Sensible technofiesta, increible, bienvenidos al planeta rico en technocombustible. Mas potencia, pide pista, q despego
    ponte en orbita en las fiestas fiestas fiestas fiestas locas como esta.
    VIVA LA FIESTA(2)
    Sensible este ritmo es increible, un planteta d movida rico en techo combustible
    sientelo xq nada es como antes, el momento de la fiesta con sonido de mutantes
    no te pares vamos vamos a volar q las naves son el viento cuando tu entras en trance
    mas potencia, pide pista, q despego ponte en orbita en las fiestas fiestas fiestas fiestas locas como esta
    VIVA LA FIESTA(2)
    maldicion ya es domingo y esto cierra, todo el mundo a la nave, nos volvemos a la tierra
    4 dias nos separan de otra fiesta, son del lunes hasta el jueves los dias q mas apestan
    volveremos x la fiesta te lo juro, lo prometo x los surcos de los plasticos mas duros
    mas potencia, pide pista, q despego, ponte en orbita en las fiestas fiestas fiestas fiestas locas como esta
    sensible!! a volar!!
    VIVA LA FIESTA!!
    adelante!!
    entra en trance paranoias adelante surcaremos el sonido hasta q tu cuerpo aguante
    a volar 321 adelante bienvenidos pasajeros a este viaje alucinante, sensible tecno fiesta increible bienvenidos al planeta rico en techno combustible mas potencia , pide pista, q despego
    ponte en orbita en las fiestas fiestas fiestas fiestas locas como esta
    VIVA LA FIESTA!!(2)
    sensibles, a volar!

    Paco Pil.

    Quiero creer que la gente tiene un instinto por la libertad, que quieren controlar sus vidas de verdad. No quieren que les presionen, que les manden, que les opriman, etc., y quieren una oportunidad para hacer cosas que tengan sentido. No sé cómo probar esto. En realidad es más una esperanza de que las personas son así, de que si las estructuras sociales cambian lo suficiente, esos aspectos de la naturaleza humana saldrán a la luz.

    Noam Chomsky (jeje!!!!)

    Respon

  4. Posted by xispiiiiii on Juliol 28, 2010 at 10:35 am

    menudo remix que me marcao!!! eh!!!!!

    Respon

    • Xispis eres ¡¡tooooootal!!… has conseguido que las palabras de Paco Pil suenen preñadas de política real y que las de Noam Chomsky queden como las poesías abstractas de un señor que sueña, que espera que el mundo tenga sentido, que seamos todos felices… ahhh, que bien lo has entendido malandrín. Las peroratas sin sentido y sin mensaje conectan con éstos, nuestros tiempos. A mí me han emocionado y me han hecho recordar con cariño mis noches de fiesta, y me han hecho pensar que soy un aburrido, y que quiero despegar, y surcar el sonido, y vivir el ritmo y no esta mierda de vida que tengo. De hecho, en este emo-fascismo que estoy preparando, estamos sacando plazas para Goebbles que organicen el cotarro. Ya lo estoy imaginando: nos infiltramos entre los emos de la Plaza de España de Madrid, les alabamos sus cortes de pelo y lo uniforme de su vestido, empezamos a decir que nos gusta ver a gente joven, sensible, sin medio al ridículo y dedicados a la pose, y no como los orientales que abren constantemente restaurantes (el del parking de Plaza España, “El rey de los tallarines” que está muy cerca…). Iniciamos un conato de incendio de uno de los restaurantes, entonces los emos, enfrentados por vez primera con la diversión serán nuestros. Luego a esperar que la moda se extienda, y a lo bruto, porque ya se sabe que los de provincias copiamos pero a lo bruto…

      ¡¡¡NECESITAMOS A GENTE COMO TÚ, XISPIII!!! (por cierto, te podrías cambiar el nombre, no suena muy bien para un estratega).

      Respon

  5. Posted by claudia on Juliol 29, 2010 at 9:04 am

    Hola, como estas ???
    Permiteme presentarme soy ELLIE administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y me parece un exito, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    Exitos con tu página.
    Un beso

    Respon

  6. Posted by Bohe on Agost 2, 2010 at 12:16 pm

    Gracias de nuevo, por darnos una hostia de realidad a los que vivimos aburridos en un mundo que da que pensar

    Respon

  7. not much, engines stnrog and proven.not much rot consideing its a newer ford. rot can form around the rain gully on the door sills. just make sure that you have the body checked by ford periodocally for rot, that way if you get any within six years you can get it done on warrenty.dash is known to rattle.ignore the other comments, the fiesta is a brillaint handling car. i’d love an ST.

    Respon

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: