La Nueva Sinceridad o la redención sentimental de los hipsters.

tumblr_mi4kj4jOSi1qz6f9yo1_1280

Permitirme que me ponga un poco retro y que empiece este segundo post del primer año de mi beca con un guiño a esa cosa tan pasada de moda como es la ironía y que lo haga con un chiste de la revista The New Yorker  donde se puede ver como un psicoanalista le dice a su paciente “Vamos a intentar centrarnos en los posts que SÍ recibieron comentarios”. Viñeta que encuentro especialmente maliciosa porque el primer artículo que escribo aquí desde hace meses, uno que era muy personal y sentimental, cosechó una oleada de comentarios, especialmente a través de facebook y en forma de ataque coordinado de amor y de apoyo de amigos, amigas y conocidos. Un ataque en el que éstos decidieron colgar los gotelés de su casa haciendo referencia a ese artículo donde hablaba como había acabado emocionalmente erosionado tras dos años y pico de paro sin hacer nada, tan sólo mirar la pared hasta ver formas absurdas y amenazantes en su superficie de gotelé (lo pueden leer aquí):

559900_10151517058596438_695436294_n

ScreenHunter_02 Mar. 16 08.18

Todo el mundo me comentó que si el texto les había tocado la fibra sensible, que si que bonito, que si que bien… pero, ¿alguien me comento que era moderno? No amigas, ni una sola persona, ni una sola, ojo, lo que demuestra que mis seguidoras tienen un corazón que no les cabe el pecho pero que a nivel de luces tienen puestas las cortas. Porque ese texto era tan moderno que me juego una mano a que probablemente se podría incluir en una recopilación de próxima publicación en la modernísima editorial  Alpha Decay  titulado “Nueva Sinceridad Española” donde estaremos incluidos alguien de Mondo Brutto, un asiático español (no confundir con filipinos), una chica gordita que escribe un micro-diario en el Tumblr, Sabina Urraca con su blog “Sopapo” y después segura servidora. Y es que aunque ustedes no tengan ni la más remota idea de lo que estoy hablando por lo menos intuirán que es una cosa moderna a más no poder y le dernier cri a nivel conceptual. Pues sí, han acertado, por lo menos las luces cortas sirven para ver cuando viene una curva cerrada, aunque sea tarde.

que_fue_lo_hipster-cubierta-ok-607x1024

tumblr_meb53pZY1l1qbry5f

Una de las autoras de la “Nueva Sinceridad Española”

Según su propia entrada en wikipedia la New Sincerity es “un término que se ha usado en música, crítica de cine y de literatura, filosofía y estética generalmente para describir el arte o las ideas que contradicen los modos cínicos o irónicos del posmodernismo. Su uso se retrotrae hasta mitades de los ochenta (…)” Debido a que como vemos el término no se acuñó ayer lo de la Nueva Sinceridad ha sido aplicado a una gran cantidad de productos culturales, cada uno de su padre y de su madre, que van desde el rock alternativo de la escena musical de Austin (Texas) hasta el cine de Wes Anderson, Sofia Coppola o Michel Gondry pasando por Lars von Trier, el movimiento Dogma 95 o Aki Kaurismäki….por no hablar de que la wikipedia se marca un órdago a la grande mencionando hasta Pedro Almodóvar, quizás por la cosa del melodrama sin ironía. A estas manifestaciones y siempre según la enciclopedia colectiva se le tiene que sumar la telerrealidad, los blogs y micro-blogs, el tono de diario íntimo de la literatura comercial femenina (chick-lit) así como los videos personales en you-tube…. y sí, tienen razón, si suman todos esos elementos llegan a Lena Dunham y su serie “Girls” pero ya cruzaremos ese puente cuando nos toque. La wikipedia intentando ser todo lo completa que puede en un tema tan pantanoso como el de los modernismos habla de cómo David Foster Wallace anunció la llegada de la Nueva Sinceridad en una ensayo titulado “E Unibus Pluram: Television and U.S. Fiction,” donde expuso:

<<Los nuevos rebeldes quizás sean artistas que intenten violentar los bostezos, las miradas condescendientes, las sonrisas cool, los codazos graciosos, la parodia de ironistas dotados, el “Oh, que banal”. Arriesgándose a las acusaciones de sentimentalidad, de melodrama. De sobre-credulidad. De debilidad. La inclinación a ser considerado un bobo por un mundo de trolls y de advenedizos que temen la mirada censora y el ridículo por encima de la prisión. ¿Quién sabe?>>.

New Sincerity 1 sheet-685x1024

Dos sinceros...

Dos sinceros…

Ni que decir tiene que tal y como lo llevó a cabo David Foster Wallace no existe un acto menos irónico que el suicidio pero también tenemos que señalar que junto con la autoeliminación la Nueva Sinceridad tiene versiones menos dañinas como la vertiente poética / literaria o la filosófica con algunos estudiosos que están hablando de la superación del posmodernismo y su ironía a través de una vuelta a valores culturales identificados modernismo, tal y como afirman los gafudos que escribieron este interesante artículo sobre el “Metamodernismo”.  Todo eso por no mencionar la nueva moralidad cívica y económica que transmiten libros como ¡Indignaos! etc.etc.  Junto a ellos y por hacer listas (¡¡nos encantan!!) son representantes de la Nueva Sinceridad, muestras de una vulnerabilidad hipster a flor de piel: Cat Power, Arcade Fire, Vampire Weekend, las películas de chicos de Judd Aptatow, Modern Family, Sufjan Stevens, ah, por no hablar de Belle & Sebastian, que esos son de comunión diaria… Algunas características que podríamos combinar con esta lista de nombres es una vuelta a géneros musicales previos al desmontaje irónico de los 80 y 90 (tanto en cine como en música: punk, disco, rap, New Wave o la comedia grosera), la desnudez de producción ya sea verdadera o falsa (que se note el grano), y por supuesto la moda del folk en todas sus variantes como el  indie-folk, el freak-folk, el psych-folk y la cosa esa del New Weird America: desde Beck y Devandra Banhart hasta Lorena Álvarez y su banda municipal (New Weird Asturias) apoyados únicamente en la voz y el instrumento como signo de sinceridad y “como modo de escapar del comercialismo tarado de los 40 principales y de la autenticidad corporativa de figuras como Lady Gaga o Justin Bieber”.

bloom-magazine-new-flower-children-3_thumb

Arcade-Fire

Todos estos relatos y modos no sólo estarían marcados por la superación de la ironía (o su combinación con una fuerte sinceridad) sino por personajes que muestran una gran vulnerabilidad y un fuerte sentido moral, por historias en las que sus protagonistas quieren mejorar sus condiciones vital, relatos en el que el nerd, el empollón, el virgen a los 40 años, la ejecutiva en caída de Enlightened (como amo esa serie) o las chicas con las tetas pequeñas y saltarinas (¡¡que pesados con las tetas de la Dunhan!!… de verdad te lo digo, si vuelvo a leer sobre sus tetas o su cuerpo, dejo de ver la serie) se convierten en personajes de referencia. Otra vez, si ponen las luces largas y logran unir todos esos puntos -sinceridad, sentimentalidad, frikismo romántico- el dibujo que les saldrá probablemente sea el de un adolescente personaje que se ha convertido en un verdadero arquetipo de nuestra época: parece que los guiones de Gus van Sant sólo suenen convincentes en boca de un adolescente, Harmony Korine estrenó ayer Spring Breakers y la Coppola nos tiene esperando The Bling Ring, eso por no hablar de “Girls” y su cuasi-adolescencia…  Por cierto hablando de adolescentes y hipster, en este estupendo artículo de la revista Atlantic sobre la ironía escrito R. Jay Magill  se dan noticia de los primeros hipsters de la historia <<los Incroyables (increíbles) y sus contrapartes femeninas, las Merveilleuses (maravillosas, equivalente a “divas fabulosas” en este contexto), eran miembros de una subcultura de moda aristocrática en el París de la época del Directorio. Como catarsis o en una necesidad de volver a conectar con otros supervivientes del reinado del Terror, recibieron al nuevo régimen con un brote de lujo, decadencia e incluso tontería. Empezaron a crear tendencias de moda en ropa y actitudes que hoy pueden parecer exageradas, afectadas o incluso decadentes. Por ejemplo algunos prefirieron ser llamado “incoyable” o “meveilleuse”, evitando así la letra R, como en “révolution.” Al finalizar este período, la sociedad dio un giro hacia algo más sobrio y modesto >> según esta entrada de la wikipedia.

incroyables vs kreayshawn irony 615

incroyables20 Les_Incroyables

Pero, ustedes, cariacontecidas, se preguntarán: una vez pasado el Directorio, ¿de dónde sale todo ese torrente de verismo sentimental que nos invade?. En este punto deberíamos diferenciar creo yo, que hablo por hablar, la muerte de la ironía del nacimiento de la Nueva Sinceridad. Lo de la muerte de la ironía ya lo hemos comentado por aquí varias veces que podría estar situado entre los cascotes del World Trade Center el 11 de septiembre del 2001, aunque esa afirmación sea ciertamente arriesgada y nos lleve a deducir de ataques terroristas cambios en una sub-sub-sub-cultura como la hipster tal y como se pregunta Jonathan D. Fitzgerald autor del libro Not your mother’s morals: How the New Sincerity is changing pop culture for the better[1] en este artículo. Ciertamente como dice este autor los hipster “con sus tocadiscos, sus grandes bigotes y sus trombones” no simbolizan el ethos, el sentimiento de toda una era, de toda una época pero tampoco podamos decir que sean ajenos a ella. Personalmente me parece más que probable que en una época como la que vivimos en los 80 y 90 donde había un gran intercambio de mercancías y de dinero se produzca también un gran intercambios de conceptos y que esa abundancia cultural predispusiera a la ironía. Más cuando ésta estaba rodeada de un mantenimiento de las políticas neoliberales y de los conceptos morales del reaganismo/thatcherismo: vuelta a la familia, la patria… Sin embargo, también en esa época empiezan a aparecer muestras ya de “sinceridad” como el grunge, con Kurt Cobain otra vez ejemplificando el último acto no-irónico como es pegarse un tiro…

Kurt-cobain-dead

Kurt-Cobains-Dead-bodycelebrity-autopsy.com_

Una de las cosas que me han quedado medianamente claras después de leerme el artículo de la revista Atlantic que mencionaba antes y que es el más completo y complejo que he encontrado en toda la blogosfera sobre este tema es que estamos en unos tiempos que requieren al mismo tiempo de grandes dosis de ironía pero también de sinceridad.  Necesitábamos y necesitamos ironía para poder sobrevivir a unas décadas tan complejas como han sido la de los 90 y la primera del nuevo milenio, marcadas por grandes atentados (que buena esa frase de Oscar Wilde: “El peor vicio de un fanático es su sinceridad”), por graves crisis económicas y por grandes corrimientos de tierras conceptuales. Sin embargo,  como bien señala el artículo R. Jay Magill en la época Beavis & Butthead, de Seinfeld, de David Foster Wallace y de los Pop-Up Videos de VH-1 la ironía podía convertirse en una herramienta de desmovilización llena de banas referencias pop y donde todos parecíamos vivir en una teleserie como el personaje de Abed Nadir (Danny Pudi) en la teleserie Community que se convierte en definitiva una gran broma de la Generacion X.

abed-cool

Por otro lado parece que es estos tiempos tan complejos tenemos que creer en algo para movilizarnos e intentar mejorar un mundo que, sinceramente, está mal y parece que va a ir a peor, pero, ¿cómo creemos en algo? Me parece que mis personajes de ficción favoritos actuales están en ese brete de averiguar cómo creer en algo para dotar de algún sentido a sus vidas sin caer en el fanatismo o la cursilería absoluta: Lena Dunham como Hannah Horvath intenta creer en el amor y en la pareja sin morir en el intento en “Girls” y la absolutamente fabulosa Laura Dern en Enlightened intenta mejorar su vida, su puesto laboral y de paso la América corporativa y el mundo con las herramientas que la pobre tiene a su abasto.

Amo esta serie.

Sin embargo no acabo de entender muy bien la reflexión con la que R. Jay Magill  termina su artículo: según este autor la ironía ha perdido su preponderancia dentro de la expresión artística precisamente por su éxito; su marginalidad tiene su origen en que la generación que se crió con Tarantino o Spike Jonze ha alcanzado un cierto puesto como productores y consumidores de cultura y ha convertido la ironía en una especie de signo de los tiempos hasta el punto que se ha envasado como un producto destinado a otras generaciones.  Sinceramente no entiendo muy bien la necesidad de trasladar este debate al terreno generacional y a como distintas edades articulan respuestas distintas a las mismas realidades sociales. Pero en cierto modo comprendo que quizás se ha producido un cambio de espectadoras a la hora de reivindicar personajes más cercanos, sinceros y torpes que no se escuden tras la ironía para ocultar sus fallos (la ironía evita cualquier crítica o la contiene en sí misma) sino que una parte del placer que proporcionen resida precisamente en compartir estos fallos y debilidades. Pero no sé si es un cambio generacional o de sensibilidad…

Amo esta serie.

Amo esta serie.

tumblr_ltlqd6ldhJ1qazkdco1_500

Si te interesó, échale un vistazo a este artículo que originó en cierto modo muchos de los que hemos visto. Además, ¿sabes que con Instapaper te puedes llevar el post al ebook sin esperar que me publique Alpha Decay?.


[1]  Un buen resumen de los puntos de este autor se pueden encontrar aquí, en el blog cristiano y pop (glups!): http://www.patheos.com/blogs/christandpopculture/2013/01/how-the-new-sincerity-changes-the-way-we-watch-popular-culture/

 

23 responses to this post.

  1. La nueva sinceridad sólo es el viejo sentimentalismo de toda la vida. Y este, a su vez, es el aspirante mejor colocado para servir de armazón estructurante de las subjetividades en la era del pancapitalismo planetario.

    Aún estando en desacuerdo con la mayoría de las elogiosas referencias a ficciones neocon camufladas como “retratos sensibles y verídicos” de ciertas juventudes y de ciertas familias y de ciertas empleadas luchadoras, sólo puedo felicitar a la autora de este artículo. Me ha encantado. Sinceramente y sin ironía,

    Reply

    • Hola Eloy, está bien que empieces con una definición porque dejas claro de donde partes y a partir de ahí es mucho más fácil entenderse (dicho sin ironía). Comprendo que cuando toca ejercer o me apetece ejercer de crítico cultural e identificar algunas líneas de interpretación de productos culturales actuales debería utilizar todas las herramientas que tenga a mi disposición para intentar aclarar la situación, especialmente las de género y las de clase, porque son temas fundamentales… pero como decían en “La señorita de Trévelez”: “comprenda usted que mi cortedad es muy larga”. Llego hasta donde llego, pero para eso están los comentarios, para completar los posts: que no sea crítico o que sea elogioso “Enlightened” no significa que considere éstos retratos completos. Efectivamente son productos culturales capitalistas y el capitalismo es como sistema todo lo sensible que ha demostrado ser. Yo vivo en una democracia capitalista, asisto a manifestaciones en defensa de la educación pública -el jueves pasado- donde los chavales cantan “Todos los estudiantes / tenemos un deseo / que cuando terminemos la carrera / tengamos empleo” (¡¡existe algo más social-demócrata que eso!!) y todo me genera muchas contradicciones y estos relatos en parte reflejan esas contradicciones a nivel sentimental o laboral. El elogio viene además a salvar un elemento que sí que considero injusto, la infravaloración de sus autores: Lena Dunham y Mike White son artistas prometedores (seguro que van a cometer fallos) y de ahí no me muevo como tampoco lo hago de que encuentro su comentario encantador y estimulante.

      Reply

      • De lo que me quejo realmente es de la forma en la cual el concepto “la vida privada de cada uno” ha absorbido casi completamente las vidas de cada uno de nosotros. En detrimento de las dimensiones política y social de nuestras existencias -y perdón por este brochazo tan grueso- ha habido un repliegue a la esfera de lo doméstico, de lo personal, de la burbuja interior en la que nos instalamos acriticamente desde hace ya unos veinte años (yo al menos, que ya tengo una edad).

        Veo que esta Nueva Sinceridad – Viejo Sentimentalismo inciden en esta dinámica -impugnada en los últimos tiempos por fenómenos tan heterogéneos como el 15M y sus ramificaciones- acoplados con gran éxito con esa Ironía distanciada supuestamente anterior. La reducción a seres que viven enfocados a-su-vida-privada va pareja a la del desplazamiento de “ciudadano” a “consumidor”: en nuestra vida privada consumimos relaciones a la desesperada (“Girls”), tratando de insuflar vida a ese muerto viviente que es la familia mediante variantes ingeniosas (“modern family”) o de rehabilitar el mito del “hombre hecho a sí mismo” sin cuestionar el marco general que propicia unas relaciones económicas y laborales concretas que sí son discutidas en su particularidad (“enlightened”). Todos estos productos me parecen neocon porque bajo su apariencia formal y temática supuestamente transgresora apenas discuten la realidad ni la problematizan: la dan por hecha y por insuperable y reafirman el papel de las emociones supuestamente en crudo (nueva sinceridad) como elemento fundamental en la construcción de cualquier vínculo.

        Todo ese esfuerzo titánico puesto en juego en el levantamiento de la vida personal privada va en detrimento de todo lo demás. Y ese “todo lo demás” es considerablemento más decisivo y está permanentemente ignorado en la mayoría de las ficciones contemporáneas (ya sé, “the wire” o “treme” no, pero éstas son abiertamente antiirónicas y antisentimentales).

        Reply

  2. Posted by Reverend on March 16, 2013 at 11:43 pm

    No debes olvidar los discos de John Grant, de temática hipersincera sobre traumas, relaciones, homosexualidad, etc. Tampoco a John Cameron Mitchell y su “Shortbus”.

    Reply

    • Ey, apunto a estos dos, lo de a John Cameron Mitchell y su “Shortbus” es una buena idea… por el camino se me había ocurrido más gente… o sí, en general todos los realizadores que salieron de esa cosa que llamaron “numblecore” (ayer ví “Jeff, Who Lives at Home”), ah y no podemos olvidar a Mike White…

      Reply

  3. Posted by JMC on March 17, 2013 at 10:36 am

    El artículo es sensacional, pero se contraponen dos actitudes como cara y cruz: Ironía y Sinceridad. Y yo no veo nada de contrapuesto entre lo irónico y lo sincero. Por ser breves, vaya.

    Reply

    • Oh, gracias, sí quizás está un poco forzado y no he subrayado demasiado que según ciertas y ciertos estudiosos (actitud con la que me identifico como lector) se trataría más de una cuestión de grados y de movimientos pendulares dentro de temas culturales que contraposición… aunque si mal no recuerdo creo que puse por algún lado que necesitábamos grandes dosis de ambas cosas. Gracias por comentar!!

      Reply

  4. Posted by Ramiro on March 17, 2013 at 11:48 pm

    “la ironía es de cobardes” y, yo, soy un poco cobarde…

    Reply

    • Ramiro, todas lo somos, no sufras…pero, ¿esa frase la he utilizado yo?… no me des sustos!!

      Reply

      • Posted by Ramiro on March 18, 2013 at 4:11 pm

        no palomitas, usted no, mientras leía su espléndida reflexión me vino al vuelo, de haberla leído anteriormente (y ver que es cierta: se trata del que quiere hacer ver que no ha dicho en realidad lo que realmente sí quería decir)
        saludos,

        Reply

  5. Posted by René on March 18, 2013 at 12:42 pm

    Muchas referencias (el lector se siente tranquilizado y retuitea o recomienda sin acabar de leerlo) y un concepto, de esos sacados de la manga para venderte algo o para que alguien tenga algo sobre lo que escribir o para conseguir una de esas estupidas becas con las que perder el tiempo y gastar el dinero ajeno y parecer cool, esas que tan bien define la Haaf, pero no acabo de ver la tesis. Sí, realmente esperaba un poco más de profundidad. “Hannah Horvath intenta creer en el amor y en la pareja sin morir en el intento en “Girls”. ¿Realmente has visto la serie?

    Reply

    • Chica/chico perdona por la superficialidad, hay sitios estupendos en internet y libros en la biblioteca que seguro estarán a tu altura (aquí somos paticortos) aunque reconozco que la difusión del post ha sido un poco exagerada… chica, sabes lo que te digo, que ni para ti ni para mi: ni tan profundo como un libro ni tan superficial como un video de gatitos. He visto la serie pero se ve que según tu no he llegado a las conclusiones adecuadas, ya te digo internet está lleno de sitios maravillosos e incluso puedes intentar abrirte uno. Por otro lado aquí no se vende nada y a día de hoy no he gastado ningún dinero público, éstate tranquilo/a, todo sacado de sub-trabajos. Haters Gonna Hate

      Reply

  6. la ironía, que a veces deriva en sarcasmo, denota, a veces un cinismo de base demasiado revelador….como todavía la mayor parte de la gente sigue jugando al escondite (detrás de la máscara), pues así se ha muerto la moda de la ironía….asoma el cínico ahí con demasiado descaro….

    Reply

  7. Posted by Andrea Pacheco on March 18, 2013 at 1:40 pm

    Me has dejado patidufusa, con las luces prende y apaga con esta posible dicotomía: ironía – sinceridad, aunque sé que luego has dado marcha atrás…. Pero para ahondar aún más en esta “Nueva sinceridad” a la española qué piensas sobre este momento:

    Reply

  8. Posted by iciar on March 19, 2013 at 6:08 pm

    muy bueno este post
    me he asustado un poco, porque yo también he notado un cambio en mi misma. y pienso , dios ¿soy un producto de la tendencia de mi época? pues creo que sí.
    el libro de forrest gump, y su protagonista, ejemplifica muy bien el ideal de héroe hoy en día. candor+sinceridad+ingenuidad

    lo de girls ejemplifica todo muy bien también
    son chicas como las de sexo en nueva york, pero reales
    un producto real, no como sara jessica aprker & company, que más bien parecían un ideal de las mentes de un grupo de gays (y aún así me encanta e)

    en fin, es muy complicado todo
    a veces analizarnos tanto me da miedo

    Reply

  9. Posted by LaCamboria on March 19, 2013 at 6:19 pm

    Esto es una mierda de las que tardas en cagar

    Reply

  10. [...] que llevo, ha tenido a bien adscribirme en la corriente la La Nueva Sinceridad (Lo pueden leer aquí), y tengo que seguirle el rollo y regalar mucha carnaza para que me siga [...]

    Reply

  11. Hola perros, mi nobrme es Fernando, hace mucho tiempo escucho una cancif3n de un guitarrista muy conocido y cada vez que la escucho no puedo dejar de tentarme, durante mucho tiempo la he cosservado celosamente como el tesoro de smigle o Golum sin compartirla con nadie, y finalmente decided darla a conocer para compartirla con ustedes y todos los oyentes para reirnos juntos. Me gustareda saber como tendreda que hacer para tirarles el dato ya que no suelo escuchar la radio todos los dedas y me gustareda compartirla y reirme con ustedes el deda que la pasen porque les juro que se van a matar todos o gran parte de risa jajaja!

    Reply

  12. [...] Bueno, evidentemente seguimos teniendo artistas pop, de los de Kylie. También tenemos otra cosa. Aquí, Palomitas en los Ojos hablaba de un movimiento titulado “La Nueva Sinceridad” que apela a [...]

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 847 other followers

%d bloggers like this: